Inicio / Escritores / Reseña del libro: Poemas recopilados de Anthony Hecht y Romance tardío: Anthony Hecht: la vida de un poeta de David Yeezy

Reseña del libro: Poemas recopilados de Anthony Hecht y Romance tardío: Anthony Hecht: la vida de un poeta de David Yeezy

A Hecht, que murió en 2004, se le suele etiquetar con palabras como «mandarín» y «formalista» y se le agrupa dentro de un grupo de poetas estadounidenses nacidos en la década de 1920 que incluye a Richard Wilbur y James Merrill. Pero Hecht era diferente en muchos aspectos. Para empezar, era judío, una identidad que, cuando Gecht era joven, abundaba no sólo en el mundo de la literatura estadounidense (entonces bajo el hechizo de TS Eliot) sino en muchos espacios de élite del país. Como señala Yezi, cuando Hecht se estaba preparando para ingresar a Bard, su padre le sugirió «cambiar su nombre por algo menos judío para evitar la discriminación».

La Segunda Guerra Mundial se convirtió, si no en su vida, en el centro de la poesía de Gecht. Sirvió en unidades de combate pero nunca disparó deliberadamente contra nadie, una decisión que le dio, como escribe Yezi, «una insoportable sensación de compromiso moral». Debido a su dominio del idioma, Gecht fue asignado para traducir entrevistas después de la liberación del campo de concentración de Flossenbürg. Yezi cita una carta que Hecht escribió a sus padres: “Lo que he visto y oído aquí, en conversaciones con alemanes, franceses, checos y rusos, además de observaciones personales, se combinan para crear una historia que trasciende las reglas de censura. Debes esperar hasta que yo te cuente personalmente sobre este maravilloso país y sus locos.

Los poemas resultantes de esta horrible experiencia se reproducen comúnmente en antologías, en particular ¡Más luz! ¡Más luz!”, que cita las palabras atribuidas a Goethe en su lecho de muerte. Las tramas extremas no siempre tienen que ir con formas o dicción extremas (la poesía no es un tipo de formas para niños pequeños), pero hoy es difícil leer esta obra sin sentirse incongruente, ya que las escenas oscuras están representadas en una escritura de filigrana. Si el arma se va a utilizar para matar a alguien, «será fácil en el guante». Cuando un grupo de asesinos están al acecho, «descansarán en una aprendida imitación de tranquilidad». Si el poema explora la historia de la violencia europea, también tendremos «colina talada», «sombras azules» y «luz brillante de invierno».

El mejor trabajo de Hecht permite que su intelecto fluido suba al escenario en lugar de bajar el telón. Esto se nota en poemas menos macabros como La peripetia, pero también en quizás su mejor poema, La colina. El orador (que se revela es el propio Hecht) está hablando tranquilamente con amigos en el mercado cuando de repente, sin motivo alguno, el mercado desaparece y

en su lugar
Era una colina, moteada y desnuda. era muy frío
Cerca del punto de congelación, se espera nieve.
Los árboles parecían productos viejos recogidos para chatarra.
Detrás del muro de la fábrica. no había viento
Y el único sonido por un momento fue un ligero clic.
Del hielo que se desmoronaba en el barro bajo mis pies.
Vi un trozo de cinta atrapada en un seto,
Pero no hay otras señales de vida. Y luego escuché
Lo que sonó como el disparo de un rifle. Un cazador, supuse;
Al menos no estaba solo. Pero sólo después de eso
Llegó un choque suave y de papel.
Una gran rama cae al suelo en algún lugar de forma invisible.

Y era todo menos frío y silencio.
Eso prometía durar para siempre, como una colina.

La visión del cerro termina, el mercado regresa, pero «durante más de una semana / estuve asustado por la mera amargura de lo que vi». ¡Traición en más luz! ¡Más luz!» es que cuando se requiere luz, la luz no aparece. Aquí, la misma falta de reacción parece más sombría, porque no hay traición, así son las cosas. «Al menos no estaba solo». Pero está solo; siempre estaba solo.

Puede interesarte

Novela de catorce días: autores famosos colaboran en historias sobre COVID

En la repisa Catorce días Gremio de autores, Margaret Atwood y Douglas PrestonHarper: 384 páginas, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *